Zapatero prioriza la reforma laboral para crear empleo a finales de 2010

05
Ene, 2010

El último Consejo de Ministros sirvió para que Zapatero hiciera balance de 2009, que definió como un año difícil sobre todo para «la gente que ha perdido el empleo». El líder del Ejecutivo se mostró confiado en que 2010 será el año de la recuperación, a pesar de que ésta será lenta. En la agenda del Gobierno figura en rojo impulsar el diálogo social, roto el pasado julio, que debería fructificar en reformas concretas durante el primer trimestre. Crear empleo es hoy «la única obsesión» de Zapatero.

El presidente dejó claro que las modificaciones que remitirá en enero a sindicatos y patronal no incorporarán rebajas en las cotizaciones sociales, ni las nuevas modalidades de contratación más flexible que reivindica CEOE. La patronal propuso resucitar el antiguo contrato temporal de hasta tres años y reclamó abaratar el despido. Zapatero adelantó que los cambios laborales pasan por «promover el trabajo entre los jóvenes y reducir la precariedad» y aceptó abordar la dualidad del mercado de trabajo.

Durante el mes de enero, el Consejo de Ministros también aprobará reformas en el sistema de la Seguridad Social y de pensiones, aunque Zapatero rechazó concretar qué medidas adoptarán para asegurar la viabilidad del actual modelo, que sufre los efectos del envejecimiento de la población.

Otra prioridad pasa por poner coto al desbocado déficit público, que cerrará 2009 en el 10% del PIB. En el último Consejo de Ministros de enero se aprobará un plan de austeridad para la Administración central. Sin embargo, Zapatero recordó que casi la mitad del gasto público corresponde a comunidades y municipios y avanzó que el Gobierno «planteará medidas» para que las administraciones territoriales y locales participen del proceso de consolidación fiscal. Sin embargo, reconoció que el Gobierno no tiene capacidad para imponer planes concretos de austeridad a las comunidades y que cualquier decisión deberá basarse en el acuerdo. El Ejecutivo no descarta ofrecer ciertos incentivos a cambio de que las comunidades y los municipios inicien políticas de austeridad. El objetivo final es que el déficit fiscal se sitúe en 2013 en el 3% del PIB, dentro de los márgenes que establece el Pacto de Estabilidad de la UE.

En la agenda gubernamental también figura en rojo alcanzar un gran pacto en educación. Para ello es necesario el acuerdo con el Partido Popular, cuyo líder, Mariano Rajoy, no se ha reunido en todo el año con Zapatero. El presidente del Gobierno expresó su voluntad de mantener un encuentro con el líder de la oposición, aunque rechazó marcarse ningún plazo. Por otra parte, el nuevo modelo de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea se aprobará a finales del primer trimestre.

En el discurso de Zapatero no hubo lugar para la autocrítica. «Volvería hacer lo mismo», respondió cuando le preguntaron si cambiaría alguna de las decisiones adoptadas en 2009. Aun así, reconoció haberse equivocado al menospreciar la gravedad de la situación económica durante la primera mitad de 2008, cuando el debate político se centró en dirimir si España sufría una crisis económica o una desaceleración.

FUENTE: Cinco Días
Fecha de Publicación: 05-01-2010

Servicios

Excelencia en el servicio y la satisfacción del cliente

Quiénes somos

Nuestros profesionales, mantienen una relación directa con sus clientes en todo momento.

Contacto

Yuste Assessors-especializado en el Asesoramiento integral a empresas

Copyright © Yuste Assessors | IndianWebs