La receta de los economistas para impulsar el empleo juvenil

21
Mar, 2013

El Gobierno quiere reducir el paro juvenil con bonificaciones, autoempleo y fomentando la financiación. Los economistas proponen su propia receta. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez y seguido del presidente de Cepyme, Jesús Terciado y la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Las cifras más dramáticas del desempleo las están protagonizando los jóvenes. La tasa de paro de los menores de 25 años escaló hasta el 55,1% a finales de 2012. Pese al incremento de 6,5 puntos porcentuales comparado con un año antes, esta estadística también evidenció que el ‘efecto desánimo’ ha tomado más peso y parte de este colectivo ha emigrado o dejado de buscar un puesto de trabajo.

El Ejecutivo, mediante su Estrategia de Empleo Joven, pretende recuperar a este colectivo. El programa que presentó ayer el presidente del Gobierno Mariano Rajoy a sindicatos y representantes empresariales se apoya en tres tipos de acciones: aquéllas que fomentan el empleo de los jóvenes a través de bonificaciones en las cuotas empresariales a la Seguridad Social, las que favorecen el autoempleo, por ejemplo, con la posible capitalización de toda la prestación de paro para montar un nuevo negocio y, por último, las que apoyan la financiación a los emprendedores y pymes.

Los economistas son bastante críticos con las políticas fiscales que quiere poner en marcha Rajoy y destacan una batería de medidas que sirva de revulsivo en la contratación. Se centran en las políticas activas, en la inversión para proyectos empresariales y, sobre todo, en la formación. María Jesús Fernández, de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), señala que las bonificaciones y las exenciones a la Seguridad Social “son el tipo de medidas que se llevan aplicando desde hace décadas sin ningún éxito. Su efecto sobre la tasa de paro juvenil será marginal”.

Algo parecido indica Xavier Segura, economista-socio de Tracis. “Experiencias anteriores demuestran que este tipo de medidas no resuelven el problema de la precariedad y no incentivan la formación de los jóvenes”, asegura. Si un hay una decisión de contratación, se realiza igualmente con o sin bonificación. Valoran bastante mejor las políticas que pretender incentivar el espíritu emprendedor. “Van en el buen camino pero tienen un alcance limitado”, añade Segura. “Están bien, pero el obstáculo fundamental al que se enfrentan los emprendedores es la falta de capital”, advierte Fernández.

La economista también apoya la creación de un contrato de aprendiz con un salario inferior al salario mínimo y una cotización a la Seguridad Social reducida, con una duración limitada. Una línea que ha emprendido el Gobierno con el ‘contrato de prácticas. «Aunque sea impopular es lo único que puede funcionar, y la alternativa, una tasa de paro absolutamente disparatada, es lo que es inaceptable», explica.

Las medidas del Ejecutivo para combatir el paro juvenil tienen un presupuesto de 3.485 millones de euros
«Hay que seguir profundizando en soluciones que potencien la formación y la flexibilidad, facilitando que cualquier contrato por breve que sea se pueda vincular a una formación que capacite al joven», indican desde Asempleo. En conjunto, estas serían las recetas que proponen los economistas consultados por Expansión.com para impulsar el empleo juvenil:

1) Fondo público de capital riesgo para invertir en proyectos empresariales. “Debe destinar los fondos a proyectos con criterios muy rigurosos de rentabilidad empresarial, no se trata de regalar el dinero a cualquier proyecto sin posibilidad de futuro. El fondo tiene que ser rentable para los contribuyentes. Si ese fondo funciona podría servir de ejemplo y de estímulo para el surgimiento de fondos privados”, dice Fernández.

2) Más educación. “Serían necesarias medidas para combatir el abandono escolar e introducir una mayor flexibilidad en el sistema educativo para favorecer el retorno de los jóvenes que han abandonado los estudios prematuramente”, explica Segura.

3) Mayor vínculo entre formación y empresa. “También es importante facilitar la transición del sistema educativo al mercado de trabajo logrando un mejor ajuste entre la oferta formativa y las necesidades de las empresas. Lograr una mayor implicación de las empresas en la formación de los jóvenes tendría efectos muy beneficiosos para lograr este objetivo”, sostiene Segura. «Hay que desarrollar un sistema de formación profesional en el que las prácticas en empresas ocupen un lugar preeminente», añade Fernández.

4) Transiciones rápidas. Para Lorenzo Rivarés, portavoz de Asempleo, resulta necesario crear redes de intermediación ágiles y eficientes que sean capaces de reducir el tiempo de permanencia en el desempleo y que faciliten las transiciones desde el desempleo al empleo. “En este punto, la colaboración entre los servicios públicos y privados de empleo es ahora, si cabe, más importante que nunca”, explica.

5) Reducir la dualidad del mercado de trabajo. Xavier Segura ve necesario introducir fórmulas que incentiven la contratación de jóvenes y que, al mismo tiempo, eviten la precariedad actual. “En este sentido, resultan especialmente interesantes las propuestas de contrato único de carácter indefinido con costes de despido crecientes en función de la antigüedad del trabajador”, dice.

6) Más facilidades en la creación de empresas. «Hacen falta medidas más ambiciosas dirigidas a simplificar los trámites administrativos y legales para la creación de una empresa y políticas que actúen sobre las restricciones de financiación a la que se enfrentan los emprendedores», asegura el economista.

7) Reciclar a los que no tienen formación. Se puede lograr, «si somos capaces de diseñar medidas de formación dual (trabajo-formación) que les vuelvan a situar en posiciones competitivas en el mercado laboral. Si no lo hacemos bien, estos pueden ser ‘no empleables’ a largo plazo lo cual sería muy preocupante por la larga vida laboral que en principio les quedaría», explica Sara de la Rica, catedrática de la Universidad del País Vasco.

Eso sí, los expertos advierten de que no hay varitas mágicas para reducir el desempleo juvenil. «Al final es cuestión, primero, de que la economía remonte, y segundo, de regulación del mercado laboral y del sistema de formación profesional».

Fuente: Expansión

Fecha: 13-03-2013

Servicios

Excelencia en el servicio y la satisfacción del cliente

Quiénes somos

Nuestros profesionales, mantienen una relación directa con sus clientes en todo momento.

Contacto

Yuste Assessors-especializado en el Asesoramiento integral a empresas

Copyright © Yuste Assessors | IndianWebs