La OCDE respalda la reforma laboral pero pide cambios en los convenios

08
Jul, 2010

El Gobierno presentó en junio una reforma laboral de gran calado’. La OCDE define así el polémico decreto, hoy en trámite parlamentario, en su informe Perspectivas del Empleo 2010, presentado ayer. El organismo que asesora a la treintena de países más industrializados sale al paso de las críticas de sectores empresariales españoles, que han calificado de insuficiente la reforma. Para la OCDE, ‘al aclarar los términos de despidos procedentes, el decreto debería facilitar los ajustes de trabajadores permanentes en función de la situación económica’. Precisamente, buena parte de las críticas se refieren a la indefinición de esas causas de despido, consistentes en acreditar ‘mínimamente’ ante el juez las dificultades económicas.

El decreto serviría, incluso con su redacción actual, para elevar la flexibilidad interna de las empresas, ‘facilitando la modificación de las horas de trabajo y los salarios (con respecto a los convenios colectivos) con márgenes de ajuste para las empresas con dificultades económicas’. Asimismo, ‘el futuro fondo de capitalización para trabajadores debería promover la movilidad, ya que los fondos son transferibles de una empresa a otra’.

La OCDE advierte, en todo caso, de que cambiar a empresas y trabajadores ‘puede tomar tiempo, y la complejidad de las normas laborales y la negociación colectiva no facilitan la situación’. Así, a corto plazo sólo espera una ‘leve mejora’ en la tasa de paro, que aún estará en el 18,1% a finales de 2011. Además, reclama ‘más esfuerzos para evitar el distanciamiento de los parados de larga duración con el mercado de trabajo’. El secretario general del organismo, Ángel Gurría, pidió además a los grupos políticos apoyo a la reforma en su tramitación.

El informe destaca la fuerte elasticidad del empleo respecto a la evolución del PIB español: desde su nivel más alto, en el primer trimestre de 2008, la actividad ha caído 4,5 puntos y, el empleo, 8,6. En cambio, en la zona el PIB cayó más (5,8 puntos), y el empleo sólo lo hizo en 1,6 puntos. La OCDE achaca esa sensibilidad a dos factores principales: por una parte, la sobreponderación del sector inmobiliario, ‘el mismo patrón que se observa en Irlanda y Estados Unidos’. Por la otra, la falta de flexibilidad del tiempo de trabajo y los salarios, que han servido de colchón frente a la recesión en Alemania, Corea del Sur o Noruega.

El ajuste español se ha centrado de forma unívoca en la no renovación de los contratos temporales, mientras las horas trabajadas por empleado y los salarios reales incluso han crecido.

FUENTE: Cinco Días
Fecha de Publicación: 08-07-2010

Servicios

Excelencia en el servicio y la satisfacción del cliente

Quiénes somos

Nuestros profesionales, mantienen una relación directa con sus clientes en todo momento.

Contacto

Yuste Assessors-especializado en el Asesoramiento integral a empresas

Copyright © Yuste Assessors | IndianWebs